Acciones Banco Popular

Acciones Banco Popular

La Audiencia Provincial de Palencia anula dos contratos de adquisición de acciones de Banco Popular, suscritos tras la ampliación de capital.

La Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Palencia en Sentencia nº 10/2020 de 21 ha declarado la nulidad de dos contratos de adquisición de acciones de Banco Popular por importe de 7.803,333 euros, suscritos el 1 y 2 de junio de 2016, tras la ampliación de capital. Un accionista de Banco Popular interpuso demanda ejercitando la acción de nulidad contratos de adquisición de acciones en fechas 1 y 2 de junio de 2016, en base a  la información proporcionada  en el momento en que se concluyeron los negocios; siendo la suscripción después de la ampliación de capital. La parte demandada se opuso a tal pretensión por considerar que la información que se había dispensado al cliente no sólo era correcta, sino completa y exhaustiva en todos sus términos.  La juzgadora de instancia dictó sentencia estimatoria de la demanda, acogiendo las pretensiones de la parte actora, y considerando la existencia del defecto de información en cuestión, motivándolo fundamentalmente en la prueba pericial practicada a instancia de la parte actora.

 La Sentencia se pronuncia sobre la existencia de error vicio en el consentimiento en los siguientes términos: “En el presente supuesto la información falseada ofrecida por la demandada en el folleto informativo comporta que no se haya acreditado en el momento de la contratación el cliente tenía un conocimiento suficiente de la situación económica y financiera de la entidad y de las repercusiones que ello tenía en las acciones a seguir. Dicho error recae sobre los riesgos concretos de la situación económica y financiera y el desconocimiento de dichos riesgos aceptara la causa principal de la contratación. Así, el desconocimiento de tales riesgos concretos evidencia que la representación mental que el actor se hacía de lo que contrataba era equivocada, puesto que con una finalidad de adquirir acciones en una entidad solvente las adquirió en una entidad con riesgo de insolvencia.  Por tanto, concurre error el consentimiento derivado de la información falseada ofrecida por la demandada; dicho error es esencial al recaer sobre las condiciones en que las acciones salían al mercado y las consecuencias económicas; y es una responsable por cuanto no puede ser imputado a la actora por falta de diligencia, sino a la información equivocada ofrecida por la entidad bancaria. En consecuencia, cabe concluir que el contrato de adquisición de acciones es nulo por vicios de consentimiento, al invalidar el error padecido por el actor dicho consentimiento y por ello procede desestimar el recurso de apelación en este extremo y confirmar la sentencia de instancia respecto a la existencia de vicios de consentimiento que determina la nulidad del contrato suscrito por el actor”

Sobre la infracción del art. 56 de la Ley de Sociedades de Capital por la imposibilidad de declarar nula  la suscripción  en una ampliación de capital  obligando a la restitución recíproca de las prestaciones denunciada por la demandada, la Sala afirma: “Según la interpretación del TJUE, el accionista-demandante de la responsabilidad por folleto ha de ser considerado un tercero, por lo que su pretensión no tiene causa societatis, de manera que no le son de aplicación las normas sobre prohibición de devolución de aportaciones sociales. (…) el Derecho de la Unión no se opone a una normativa nacional que establezca la responsabilidad de una sociedad anónima como emisora frente a un adquirente de acciones de dicha sociedad por incumplir las obligaciones de información previstas en las Directivas comunitarias y que obligue a la sociedad a reembolsar al adquirente el importe correspondiente al precio de adquisición de las acciones y a hacerse cargo de las mismas. Por tanto, los acreedores de la sociedad no están protegidos hasta el punto de que la sociedad no pueda contraer deudas de resarcimiento. Y ello abre la puerta, aunque la previsión legal parezca apuntar prioritariamente a la acción de responsabilidad civil por inexactitud en el folleto, a la posibilidad de la nulidad contractual por error vicio del consentimiento (arts. 1300 y  1303 del Código Civil  ) cuando, como en el caso de los pequeños inversores que han interpuesto la demanda, dicho error es sustancial y excusable, y ha determinado la prestación del consentimiento. En tal caso, no se trata de una acción de resarcimiento, pero los efectos prácticos (…) son equiparables a los de una acción de resarcimiento como la contemplada en esta sentencia del TJUE (reembolso del importe de la adquisición de las acciones y entrega de estas a la sociedad emisora).»

Sacristán&Rivas Abogados recomienda, a los inversores afectados, acudir a expertos cualificados en la materia, para realizar un análisis personalizado de su situación, teniendo en cuenta el tipo de inversión y las fechas en las que se realizó la misma. Solo después de un análisis, caso por caso, se podrá definir cuáles son las acciones más adecuadas para cada afectado, si así interesa, estando este Despacho a su disposición a tales efectos y especializado en la materia.

Sacristán&Rivas Abogados