Caso Banco Popular

Caso Banco Popular

El BdE reconoció a la CNMV que no sabía si las cuentas de Banco Popular eran correctas

El Banco de España reconoció a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que no sabía si las cuentas de la ampliación de Banco Popular en 2016 eran correctas y, aun así, no puso pegas a la operación, tal y como ha declarado Carlo Lázaro exdirector de mercados primarios del Supervisor en la Audiencia Nacional, según ha publicado Ok Diario. El exdirectivo señaló que, en un intercambio de comunicaciones entre CNMV y Banco de España, este último reconoció que: “no se dispone en la actualidad de datos que permitan valorar la razonabilidad de los importes de coberturas indicados por el Banco Popular en caso de materializarse las incertidumbres descritas en la Nota de Valores, pues las cifras indicadas anteriormente se refieren a cálculos efectuados a partir de información recibida que no tiene en cuenta ni la probabilidad de ocurrencia de tales incertidumbres ni cómo pudieran impactar las mismas en el análisis de las provisiones necesarias en la cartera del banco”. Lo anterior acredita que el BdE informó a la CNMV de que no era capaz de determinar si el nivel de provisiones de Banco Popular para cubrir sus activos problemáticos era adecuado o no.  Además, Leopoldo Alvear, exdirector financiero de Bankia y ahora en Banco Sabadell, confirmó que ellos detectaron una insuficiencia de provisiones en los activos problemáticos, así como deficiencias en las tasaciones inmobiliarias[1].

Por su parte, la Sección 10ª de la Audiencia Provincial de Madrid en el ámbito civil se ha pronunciado sobre la situación contable de Banco Popular, ahora Banco Santander y ha concluido que sus cuentas no reflejaban la imagen fiel de la situación financiera de la entidad, no ya en 2016, sino desde el año 2012, apuntando lo siguiente: “Siendo evidente que la inviabilidad financiera que determinó la resolución del Banco Popular el 7 de junio de 2017 deviene de serios problemas económicos que indubitadamente se arrastraban desde hacía tiempo y que ya existían cuando se realizó no sólo la ampliación de capital en mayo de 2016, sino también la correspondiente al año 2012”[2].

Además, la Sala ha explicado que las constantes ampliaciones de capital en el periodo comprendido entre 2012 y 2016 son “manifestaciones palmarias de las necesidades financieras” de Banco Popular para cubrir el deterioro de valor de sus activos inmobiliarios y crediticios. De hecho, la Sentencia va más allá y critica que las pruebas de estrés realizadas por los organismos supervisores, así como las auditorías efectuadas, no detectaran la errónea valoración contable que la entidad financiera presentaba al mercado y en sus ampliaciones de capital. Con respecto al argumento esgrimido por la entidad financiera en relación con la retirada masiva de fondos que provocó la resolución, establece la Audiencia Provincial: “(…) no debe omitirse que lo que retiraron los depositantes fue su dinero. (…) La solvencia de la entidad bancaria, por más o menos retirada de liquidez, es exactamente la misma, poniendo de manifiesto la resolución que la solvencia del Banco Popular no era la que decía”.

Esta misma Sección ya se pronunció en este sentido en la Sentencia nº 340/2020, de 16 de septiembre, señalando que la situación financiera de Banco Popular concluyendo que los problemas económicos que sufría la entidad venían desde, como mínimo, el año 2012[3].

Sacristán&Rivas Abogados recomienda a los inversores afectados por estas situaciones acudir a expertos cualificados en la materia, para realizar un análisis personalizado de su situación, teniendo en cuenta el tipo de inversión, la experiencia previa y las fechas en las que se realizó la misma.

Sacristán&Rivas Abogados

[1] El Banco de España reconoció a la CNMV que no sabía si las cuentas de Banco Popular eran correctas (okdiario.com)

[2] https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/10/14/companias/1602689107_654939.html

[3] http://www.sacristan-rivas.es/acciones-banco-popular-6/