La CNMV saca a consulta pública el proyecto de Circular que regulará la publicidad de los productos financieros

La CNMV saca a consulta pública el proyecto de Circular que regulará la publicidad de los productos financieros

La Comisión Nacional del Mercado de Valores regulará y controlará la publicidad de los servicios y productos financieros

El Supervisor nacional ha sacado a consulta pública, hasta el próximo 11 de septiembre, un proyecto de circular sobre la publicidad de los productos y servicios de inversión que contiene reglas sobre los procedimientos y controles con los que tienen que contar las entidades de este sector, su posible adhesión a sistemas de autorregulación y el contenido y el formato del mensaje publicitario. Sobre la conveniencia de aprobar la Circular señala la CNMV: “teniendo en cuenta el incremento que se ha producido en los últimos tiempos de la actividad publicitaria relativa a productos financieros complejos[1].

El proyecto de Circular propone que no se pueda publicitar productos o servicios para inversores minoristas o para el público en general cuya venta o prestación esté prohibida para ellos. Además, las entidades que comercialicen productos de inversión tendrán que establecer una política de comunicación comercial que incluya un control interno adecuado para garantizar su cumplimiento, siendo el órgano de administración el responsable de establecerlo. Además, el documento apunta que la publicidad deberá ser clara, equilibrada, imparcial y no engañosa, por lo que se tendrá que evitar la inclusión de información ambigua , sesgada, incompleta o contradictoria que pueda inducir a confusión.

Por su parte, la Circular 4/2020, de 26 de junio, del Banco de España, sobre publicidad de los productos y servicios bancarios, articula las medidas regulatorias y supervisoras encaminadas a procurar que la publicidad sea clara, suficiente, objetiva y no engañosa, y que las relaciones de los clientes con sus entidades en las fases posteriores a la contratación sean menos conflictivas. En este sentido, señala la norma: “Las entidades utilizarán un lenguaje sencillo y fácil de comprender, evitarán la inclusión de información ambigua, sesgada, incompleta o contradictoria, que pueda inducir a confusión, y no omitirán u ocultarán información necesaria para que el destinatario adopte o pueda adoptar una decisión relativa a su comportamiento económico con el debido conocimiento de causa.”

En cuanto al formato y al contenido del mensaje publicitario la Circular del Banco de España, establece: “La forma y la presentación del mensaje publicitario, en particular, la tipografía, el color y el contraste de fondo, serán adecuadas para el medio de difusión empleado, de forma que garanticen su cómoda y completa lectura. El tipo de letra y las fuentes empleadas en el mensaje publicitario, incluso las utilizadas en las aclaraciones o advertencias legales, serán fácilmente legibles y destacarán sobre el fondo, evitando el uso de fuentes demasiado ornamentadas o adornos que dificulten la lectura. El tamaño mínimo del cuerpo central de la letra, en particular, la empleada en las aclaraciones o advertencias legales se determinará en función del formato publicitario utilizado y de la distancia media a la que esté previsto que el destinatario lea el texto, incluyendo a modo de ejemplo una tabla orientativa. El uso de acrónimos o marcas comerciales de las entidades debe permitir su identificación indubitable, en caso contrario, se acompañarán de su denominación registral. Cuando una entidad publicite productos o servicios bancarios de otra, deberá delimitarse con claridad qué entidad presta los servicios y qué entidad actúa como mera comercializadora o distribuidora de los productos y servicios de la primera.”

Y, a lo anterior, añade, lo siguiente la Circular: “Cuando una oferta tenga un plazo de vigencia determinado, éste se hará constar expresamente. La ausencia de plazo en el mensaje publicitario permitirá considerar la oferta en vigor a todos los efectos durante el período de difusión de la campaña o pieza publicitaria en cuestión. Si el mensaje publicitario hace referencia a las ventajas de un determinado tratamiento fiscal, deberá aclararse si este es de carácter general o depende de la situación personal del cliente o potencial cliente, y se informará, en todo caso, de que dicho tratamiento puede estar sujeto a modificaciones. Se especifica el contenido de la información sobre el coste o rentabilidad del producto o servicio bancario y en las piezas publicitarias sobre depósitos o créditos en las que se indique un tipo de interés o cualesquiera cifras, como las comisiones o los gastos aplicables, o de cualquier otra forma se haga referencia a su coste o rentabilidad para el público, el mensaje publicitario deberá expresar dicho coste o rentabilidad en términos de TAE, mediante un ejemplo representativo determinado de forma clara, concisa y destacada.”

Sacristán&Rivas Abogados recomienda a todos aquellos que hayan contratado un producto financiero y que haya vencido con pérdidas o que antes de su vencimiento esté experimentando pérdidas, revisar la documentación contractual, incluida la publicidad del producto, y, acudan, cuanto antes, a expertos en la materia, para la realización de un estudio individualizado sobre el caso concreto, estando este Despacho especializado y a su disposición a tales efectos.

Sacristán&Rivas Abogados

 

[1] https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/07/20/mercados/1595243713_697168.html