Cláusulas suelo: cosa juzgada

Cláusulas suelo: cosa juzgada

La Audiencia Provincial de Madrid desestima la excepción de cosa juzgada, abriendo la puerta a los afectados que reclamaron por cláusulas suelo y se les devolvieron las cantidades de manera limitada, por aplicación de la doctrina del Tribunal Supremo, que fue corregida por el TJUE

La Sección 19ª de la Audiencia Provincial de Madrid en Sentencia de 19 de abril, se ha pronunciado sobre la cosa juzgada en un caso sobre nulidad de una cláusula suelo, cuyos efectos restitutorios se habían visto limitados por aplicación de la Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013. Lo novedoso de esta sentencia es que el tribunal considera que no concurre la excepción de cosa juzgada y abre la puerta a que los demandantes puedan reclamar por las cantidades indebidamente percibidas por las entidades bancarias desde el mismo nacimiento del préstamo hipotecario sin limitación temporal alguna, toda vez que si la cláusula ha sido declarada nula, es nula desde el nacimiento del préstamo hipotecario, por lo que los efectos retroactivos deben ser completos, invocando la sentencia del TJUE de 21 de diciembre de 2016. La consecuencia directa de esta sentencia,  si fuera firme, es que los afectados que no pudieron reclamar en su momento por decisión del Tribunal Supremo, que puso el tope máximo para reclamar en el 9 de mayo de 2013, limitando los efectos retroactivos a esa fecha concreta[1].

En el caso analizado por la Audiencia, la consumidora interpuso una demanda ante la jurisdicción mercantil solicitando la nulidad de la cláusula suelo, viendo estimadas sus pretensiones por el Juzgado de lo Mercantil 2 de Madrid en Sentencia de 22 de enero de 2015, presentándose demanda de ejecución en reclamación del reintegro de las cantidades abonadas de más por la prestataria por aplicación de dicha cláusula desde la fecha de la sentencia. Credifimo procedió a consignar los 4.393,43 euros en mayo de 2016, cantidad correspondiente al periodo que llegaba hasta el 9 de mayo de 2013, cuando el Tribunal Supremo fijó la controvertida Doctrina, que fue corregida por el TJUE.

Como consecuencia de este cambio doctrinal y sobre la base de dicha sentencia del TJUE y las sentencias posteriores del Supremo, de 24 de febrero y 5 de julio de 2017, la consumidora presentó una nueva demanda reclamando la suma completa de 15.293,50 euros, esto es las cantidades abonadas en exceso desde el 5 de octubre de 2007, día de la firma del préstamo hipotecario con la entidad financiera, por la nulidad declarada de las cláusulas suelo. Credifimo contestó a la demanda oponiéndose y alegando la excepción de cosa juzgada por considerar que la sentencia dictada por el Juzgado de lo Mercantil y el posterior procedimiento de ejecución de sentencia habían cerrado el caso. El Juzgado de Primera Instancia número 33 de Madrid desestimó la demanda, en abril de 2021, suscribiendo la excepción de cosa juzgada, invocada por la Credifimo, siendo este pronunciamiento recurrido por el demandante.

En la Sentencia la Sala apunta: “Aplicar el principio de cosa juzgada en el presente procedimiento, como se pretendió por la entidad bancaria en el escrito de contestación a la demanda, y se declaró en la sentencia impugnada no supone sino una vulneración del principio de efectividad del derecho comunitario, puesto que la aplicación de dicho principio procesal hace imposible o excesivamente difícil garantizar la protección que el artículo 6, apartado 1 de la Directiva 93/13 confiere a los consumidores, puesto que la reclamación de los efectos restitutorios derivados de la declaración de nulidad de la cláusula suelo se formuló en atención al criterio del Tribunal supremo en la materia, criterio que como sabemos era vinculante para los juzgados y tribunales de orden jurisdiccional civil. Esta conclusión viene apoyada asimismo en las conclusiones formuladas por el Abogado General Sr. Evgeni Tanchev en el asunto C-869/19, y en relación a la cuestión prejudicial planteada por el Tribunal supremo en relación con la interpretación de la Directiva 93/13/CEE en el marco de un procedimiento de apelación entablado a raíz de la sentencia del TJUE de 16 de diciembre de 2016, y en el que se plantea la cuestión de si un órgano jurisdiccional nacional que resuelve en apelación debe ordenar de oficio la restitución íntegra de las cantidades indebidamente pagadas por el consumidor de conformidad con la referida sentencia del TJUE, sin que a ello obsten determinados principios de derecho procesal nacional, incluidos los principios de justicia rogada, congruencia y de prohibición de reformatio in peius, que puede considerarse que le impiden pronunciarse en ese sentido”.

Sacristán&Rivas Abogados recomienda, a las personas que tengan contratado un préstamo hipotecario con cláusula suelo y se encuentre ante esta situación, que, a la luz de la jurisprudencia reciente en la materia, acudan, cuanto antes, a expertos cualificados, para la realización de un análisis del caso concreto y un estudio de las posibilidades de defensa, teniendo en cuenta que la sentencia no es firme y que cabe recurso de casación, si así interesa, estando este Despacho a su disposición a tales efectos.

Sacristán&Rivas Abogados

[1] Una sentencia de la AP de Madrid abre la puerta para que los consumidores puedan reclamar, desde el mismo origen del préstamo hipotecario, por clásulas suelo nulas – Confilegal