Clip Bankinter 07 6.5: El T.S. señala que no se adquiere la condición de experto financiero porque el administrador de una empresa haya creado empresas para venderlas

Clip Bankinter 07 6.5: El T.S. señala que no se adquiere la condición de experto financiero porque el administrador de una empresa haya creado empresas para venderlas

El Tribunal Supremo declara la nulidad de un CLIP BANKINTER 07 6.5 contratado por un negocio de compraventa, intermediación, administración, urbanización, construcción, promoción y arrendamiento de todo tipo de bienes inmuebles

El Tribunal Supremo se ha pronunciado en Sentencia nº 603/2018 de 31 de octubre sobre la nulidad de un Clip Bankinter 07 6.5 contratado por una empresa dedicada a la compraventa, intermediación, administración, urbanización, construcción, promoción y arrendamiento de todo tipo de bienes inmuebles. El día 3 de mayo de 2007 el cliente suscribió con Bankinter una escritura de préstamo hipotecario y afianzamiento por importe de 320.000 euros. El mismo día firmaron un contrato denominado “contrato de gestión de riesgos financieros Clip Bankinter 07 6.5″. El cliente percibió por liquidaciones positivas, la suma total de 995,93 euros. Como consecuencia de las sucesivas bajadas del Euribor Bankinter practicó liquidaciones negativas para la demandante en los años 2009 y 2010 en las sumas respectivas de 7.649,66 euros y 9.131,90 euros, ascendiendo la cuantía total de las negativas, a 15.825,63 €. El cliente presentó demanda de juicio ordinario, que fue estimada por el Juzgado de Primera Instancia que entendió que había existido vicio en el consentimiento, debiendo volver las partes a la situación en la que se encontraban con anterioridad a la firma del referido contrato, lo que comporta la anulación de los cargos y abonos efectuados por razón del contrato. La entidad interpuso Recurso de Apelación que fue estimado argumentando la Sentencia de Segunda Instancia, que el contrato se celebra entre dos empresarios con ánimo de lucro, siendo la demandante una sociedad mercantil y la diligencia que le es exigible es la de un ordenado empresario, que el contenido del contrato era fácilmente comprensible y concreto.

En relación con el perfil de empresario del cliente señala la Sentencia: “(…) son necesarios conocimientos especializados en este tipo de productos financieros para que pueda excluirse la existencia de error o considerar que el mismo fue inexcusable, sin que sea suficiente el que el administrador haya constituido empresas para venderlas y firmado contratos semejantes en los que tampoco se dice que hubiera sido informado de los riesgos. (…) La formación necesaria para conocer la naturaleza, características y riesgos de un producto complejo y de riesgo como es el swap no es la del simple empresario, sino la del profesional del mercado de valores o, al menos, la del cliente experimentado en este tipo de productos ( sentencias 579/2016, de 30 de septiembre, 549/2015, de 22 de octubre, 633/2015, de 19 de noviembre, 651/2015, de 20 de noviembre, 676/2015, de 30 de noviembre, 2/2017, de 10 de enero, y 11/2017, de 13 de enero). En consecuencia, no por tratarse de una empresa debe presumirse en sus administradores o representantes unos específicos conocimientos en materia bancaria o financiera (p. ej., sentencias 676/2015, de 30 de noviembre, 2/2017, de 10 de enero y 11/2017, de 13 de enero), y el conocimiento especializado exigible en la contratación de este tipo de productos financieros complejos “tampoco se puede deducir por el hecho de haber sido el encargado de relacionarse con los bancos para el tráfico normal de la empresa, debido a la propia sofisticación, singularidad y complejidad declarada del producto” ( sentencia 594/2016, de 5 de octubre).”

El Tribunal Supremo establece que no puede apreciarse que la entidad financiera cumpliera los deberes de información que hemos visto que establecía la legislación aplicable en la fecha de celebración del contrato litigioso; y desde ese punto de vista, la sentencia recurrida se opone a la jurisprudencia de esta Sala: “En particular, la Audiencia Provincial no hace mención de manera clara y terminante a que el banco informara al cliente de los riesgos de la operación, que es elemento determinante para la formación del consentimiento en este tipo de contratos; la Audiencia considera suficiente que del tenor literal de los documentos suscritos y de su lectura, pudiera desprenderse una información sobre los riesgos, haciendo responsable al cliente de la falta de lectura o de la firma sin estar debidamente informado, sin reparar en que era preceptiva una información precontractual completa y adecuada sobre los concretos riesgos del producto financiero. Por ello no puede compartirse que la información ofrecida fuera suficiente, ni que se adecuara mínimamente a las exigencias legales. (…)En este caso, no cabe entender suplido el deber de información por el contenido del propio contrato de swap, la mera lectura de las estipulaciones contractuales no es suficiente y se requiere una actividad suplementaria del banco, realizada con antelación suficiente a la firma del contrato, tendente a la explicación de la naturaleza del contrato, el modo en que se realizarán las liquidaciones, los riesgos concretos que asume el cliente, como son los que se concretaron posteriormente en las elevadas liquidaciones negativas practicadas, y la posibilidad de un alto coste de cancelación anticipada (…)”

Sacristán&Rivas Abogados ante la jurisprudencia reciente en materia de Clip Bankinter adquiridos por empresas, recomienda revisar las contrataciones efectuadas, y acudir, cuanto antes, a expertos cualificados en la materia, para la realización de un estudio sobre la información suministrada en la contratación del producto (naturaleza y riesgos específicos, valor inicial del swap, cancelación anticipada y método de cálculo, previsiones de los tipos de interés/acciones/etc.,) y un análisis de las posibilidades de defensa, estando este Despacho especializado en la materia, y a su disposición, a tales efectos.

Sacristán&Rivas Abogados

Abogados Derecho Bancario y Productos Financieros Complejos