La Administración Concursal no debe justificar la relación de causalidad entre la conducta del concursado y la agravación de la solución concursal

La Administración Concursal no debe justificar la relación de causalidad entre la conducta del concursado y la agravación de la solución concursal

La Sentencia de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, núm. 656/2017, de fecha 1 de diciembre de 2017, de la que es ponente el Excmo. Sr. D. Rafael Saraza Jimena, analiza la necesidad de que la administración concursal deba justificar o no si hay relación de causalidad entre la conducta del concursado y la agravación de la insolvencia.

Se trata de un concurso donde el administrador concursal emitió su informe proponiendo la calificación como culpable, afectando tal calificación al concursado persona física para el que se solicitaba una inhabilitación de dos años, que es como calificó el juez el concurso. La calificación como culpable, tanto en la sentencia de primera y segunda instancia, se fundamentaba en que el concursado no había prestado “la colaboración exigida legalmente al negarse a facilitar datos, firmar órdenes de pago y colaborar en cualquier tarea con la administración concursal”. Esta falta de colaboración había supuesto el cambio de un régimen de intervención a uno de suspensión en el ejercicio de las facultades patrimoniales, y tras tal modificación el concursado siguió sin colaborar. Por tanto, se había probado que el concursado había incurrido en la conducta prevista en el art. 165.2 LC, de modo que para la calificación del concurso como culpable no era necesario que la Audiencia Provincial justificase cómo la conducta del concursado agravó la situación de insolvencia que determinó su declaración en concurso y perjudicó la solución del concurso.

Frente a esto, el único motivo del recurso de casación planteado se basaba en que el concurso se había calificado como culpable “sin que se haya probado que la falta de colaboración del deudor haya provocado o agravado su insolvencia”.

La STS afirma al respecto que “es exigible al administrador concursal y al Ministerio Fiscal que describan los hechos en que se concreta la conducta que encuadran en el art. 165.2 LC, para que el afectado por la petición de calificación del concurso como culpable pueda no solo desvirtuar la realidad de tales hechos o probar otros que excluyan la reprochabilidad de su conducta, sino también justificar, en su caso, la falta de dolo o culpa grave en la realización de esos hechos o que tales hechos no incidieron en un empeoramiento de la solución concursal alcanzada.

Pero no puede exigirse al administrador concursal y al Ministerio Fiscal, como requisito que condicione la estimación de su pretensión de calificación del concurso como culpable por concurrencia de la conducta descrita en el art. 165.2 (actual 165.1.2º) de la Ley Concursal, que justifiquen la relación de causalidad entre la conducta del concursado y la agravación de la solución concursal.

Si concurre la conducta de falta de colaboración o de información por parte del concursado, la presunción iuris tantum se extiende tanto al carácter doloso o gravemente culposo de su conducta como a su incidencia causal en la agravación de la solución concursal alcanzada. Es el concursado quien tendrá́ que desvirtuar la presunción, ya sea en lo referente a la calificación de su conducta como dolosa o gravemente culposa, ya sea en lo referente a la incidencia causal que la falta de colaboración o de información ha tenido en la agravación de la solución al concurso.

 

Sacristán & Rivas Abogados