Resistencia al concurso de la prenda de créditos

Resistencia al concurso de la prenda de créditos

La STS 375/2017, de 13 de junio de 2017 (Ponente: D. Rafael Saraza Jimena), se refiere al problema de la oponibilidad o resistencia de la prenda de créditos al concurso. En concreto, un acreedor de la entidad concursada impugnó la clasificación como privilegiados especiales de dos créditos garantizados con prenda sobre el crédito que la concursada ostentaba frente a la AEAT por la devolución del IVA correspondiente al ejercicio fiscal de 2009. Dichas prendas, establecidas a favor de otras dos acreedoras de la entidad concursada, habían sido constituidas en sendas escrituras públicas con anterioridad a la declaración de concurso.

El problema se suscitó por lo siguiente: la autoliquidación del IVA del ejercicio 2009, de la que resultaba una pretensión de devolución, formulada por la concursada, «dio lugar a actuaciones de inspección y comprobación en las que inicialmente la AEAT negó la devolución pretendida por la entidad concursada. Solo con posterioridad a la declaración de concurso, la resolución del TEAR, que resolvió la impugnación formulada por la entidad concursada, reconoció y cuantificó el derecho a la devolución del IVA».

De ahí que el TS señale que el tema de fondo radica en si «el hecho determinante para la subsistencia de la garantía se produjo antes de la declaración de concurso o si las prendas no son resistentes al concurso porque lo determinante es la fecha del acto administrativo o de la resolución que reconoce y cuantifica el derecho a la devolución, que en este caso sería posterior a la declaración del concurso».

La sentencia indica que la solución se encuentra en los dos primeros incisos del art. 90.1.6.º LC, apoyándose en la sentencia del propio TS n.º 186/2016, de 18 de marzo. Conforme a estos incisos, «son créditos con privilegio especial: […] Los créditos garantizados con prenda constituida en documento público, sobre los bienes o derechos pignorados que estén en posesión del acreedor o de un tercero. Si se tratare de prenda de créditos, bastará con que conste en documento con fecha fehaciente para gozar de privilegio sobre los créditos pignorados». Y a continuación añade, de manera algo sorpresiva, que «no es por tanto preciso acudir a una “interpretación correctora” del último inciso del art. 90.1.6º, que fue añadido por la Ley 38/2011, de 10 de octubre , que no se refiere a la prenda de créditos futuros, pues basta con aplicar los dos primeros incisos del precepto».

En este punto la lectura de la sentencia se hace compleja precisamente porque omite el contenido que la Ley 38/2011 añadió al art. 90.1.6.º -y a que a día de hoy tiene otra redacción fruto de las modificaciones producidas con posterioridad-, a saber: «La prenda en garantía de créditos futuros sólo atribuirá privilegio especial a los créditos nacidos antes de la declaración de concurso, así como a los créditos nacidos después de la misma, cuando en virtud del artículo 68 se proceda a su rehabilitación o cuando la prenda estuviera inscrita en un registro público con anterioridad a la declaración del concurso». La omisión obedece a que no estamos ante una prenda de créditos futuros, pero hubiera sido deseable que se hubiera señalado de manera expresa.

Tras ello, el TS argumenta el fallo en tres puntos.

Primero, en que, conforme a la STS de 18 de marzo de 2016, «los créditos garantizados con una prenda de créditos futuros no existentes en el momento de declararse el concurso, pero que derivaban de relaciones jurídicas existentes antes de la declaración del concurso, han de considerarse resistentes a este y otorgan a tales créditos la calificación de créditos con privilegio especial, aunque el crédito pignorado haya nacido tras la declaración de concurso».

Segundo, en que, conforme a la STS n.º 180/2017, de 13 de marzo, que abordó la cuestión de la pignoración de los créditos consistente en devoluciones por parte de la AEAT y su resistencia al concurso, declaró que «[…] los créditos consistentes en las devoluciones de ingresos que pudiera acordar la AEAT solo pueden considerarse derivados de una relación jurídica preexistente a la declaración de concurso en los casos en que el hecho imponible del impuesto respecto del cual se haya acordado la devolución de ingresos se ha producido antes de la declaración de concurso. Este criterio concuerda con el establecido para la calificación como crédito concursal o crédito contra la masa de los créditos derivados de las facturas rectificativas del IVA en las sentencias 701/2011, de 3 de octubre, y 486/2013, de 22 de julio, entre otras».

Y tercero y último, que por todo ello «la prenda de los créditos a la devolución del IVA del ejercicio 2009, al derivar de una relación jurídica preexistente a la declaración de concurso, es resistente al concurso de [la entidad concursada], que fue declarado por auto de 30 de abril de 2013, por más que la resolución del TEAR que estimó la impugnación del acuerdo administrativo que denegaba en parte dicha devolución hubiera sido dictada con posterioridad a la declaración de concurso».

Como se puede apreciar, se trata de un tema complejo, como de hecho demuestran las sucesivas redacciones que ha tenido el art. 90.1.6.º LC. En el caso de autos, la sentencia hubiera ganado en claridad si, como decíamos, el TS hubiera señalado desde un primer momento que no se está ante una prenda de créditos futuros, sino ante una prenda de un crédito presente, pues al tiempo en que se formalizó existía una autoliquidación del IVA de la que resultaba un crédito favorable a la concursada, y que por ello se trataba de valorar si el hecho de la actuación inspectora y la resolución del TEAR posterior a la declaración de concurso podían alterar dicha naturaleza, que el TS señala que no con buen criterio en tanto el hecho imponible es anterior a la declaración de concurso.

Sacristán&Rivas Abogados

 

Javier Martínez Rosado

Profesor Titular de Derecho Mercantil UCM

Consejero Académico de Sacristán&Rivas Abogados