Criptomonedas

Criptomonedas

Criterios fijados por el Tribunal Supremo para operar con criptomonedas

La Sala primera del Tribunal Supremo en la sentencia n.º 326/2019 de 20 de junio de 2019 (recurso de casación n.º 998/2018, Pte. Excmo. Sr. Pablo Llarena Conde) estableció una serie de criterios esenciales a la hora de operar con criptomonedas. Los criterios esenciales establecidos fueron los siguientes[1]:

1.Las criptomonedas no tienen la consideración de dinero electrónico, al señalar el Tribunal Supremo lo siguiente: “bitcoin no es sino una unidad de cuenta de la red del mismo nombre. A partir de un libro de cuentas público y distribuido, donde se almacenan todas las transacciones de manera permanente en una base de datos denominada blockchain, se crearon 21 millones de estas unidades, que se comercializaban de manera divisible a través de una red informática verificada. De este modo, el bitcoin no es sino un activo patrimonial inmaterial». Este criterio es esencial para aquellos operadores que gestionan las criptomonedas de terceros para obtener su máxima rentabilidad y que cobran como contraprestación una comisión para, como objetivo último, dar a los inversores un dividendo o una horquilla de rentabilidad.

Este tipo de operadores basen su actividad en algoritmos testados para maximizar la rentabilidad (High-frequency trading) por lo que, de esta manera, se lleva a cabo una negociación en los mercados financieros utilizando herramientas tecnológicas para obtener información del mercado gracias a algoritmos informáticos captando, en poco espacio de tiempo, numerosas órdenes de compraventa. Lo anterior resulta esencial en tanto en cuanto no le resulta aplicables a este tipo de operadores los requisitos establecidos en la Ley 21/2011, de 26 de julio, de dinero electrónico que incluye, entre otros, los siguientes: (i) reserva de actividad, (ii) autorización y registro, (iii) capital inicial, (iv) recursos propios, (v) actividades, (vi) requisitos de garantía, (vii) información contable, (viii) supervisión, (ix) conflicto de intereses, (x) régimen sancionador, etc…

 

2.La Sentencia señala que si se descubriese que la plataforma entrañase una estafa, los operadores deberían recibir por haber sido estafados el importe de la aportación dineraria realizada (daño), con un incremento concurrente en la rentabilidad ofrecida que hubiera ofrecido el precio de las unidades bitcoin entre el momento de la inversión y la fecha del vencimiento de sus respectivos contratos.

 

En conclusión, el Alto Tribunal establece que las criptomonedas no pueden tratarse como dinero electrónico, sino como un activo patrimonial inmaterial. Sobre esta cuestión deberán estar alerta los diferentes operadores en este nuevo y creciente sector, pues de ello se derivarán numerosas consecuencias a nivel jurídico.

 

Sacristán&Rivas Abogados recomienda que, todos aquellos que hayan invertido, a través de una plataforma online o redes sociales, o estén pensando en hacerlo, en productos tales como: criptodivisas, operaciones con divisas, CFD´s, operaciones binarias y otros productos especulativos, acudan cuanto antes, y a ser posible de forma preventiva, a expertos cualificados en la materia, teniendo en cuenta que, en este tipo de casos, actuar con rapidez es muy importante, con el objetivo de realizar un estudio previo sobre el caso concreto, y analizar las posibilidades y vías de defensa, si así interesa, estando este Despacho a su disposición a tales efectos.

Sacristán&Rivas Abogados

[1] https://cincodias.elpais.com/cincodias/2021/07/06/legal/1625585314_725415.html