El BDE advierte de la baja cultura financiera de los españoles

El BDE advierte de la baja cultura financiera de los españoles

Linde advierte de que la mitad de los españoles tienen una cultura financiera baja, puesto que, no entiende las nociones financieras básicas

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (en adelante, CNMV) y el Banco de España en el marco de Plan de Educación Financiera 2018-2021, ha realizado la Encuesta de Competencias Financieras para evaluar cuál es la cultura financiera que tienen los españoles[1]. Esta encuesta se elaborada por representantes de los Gobiernos y Bancos Centrales de unos treinta países pertenecientes a la Red Internacional de Educación Financiera (INFE), coordinada por la OCDE. El objetivo de este esfuerzo conjunto es medir de una manera comparable internacionalmente las competencias financieras de la población de entre 18 y 79 años.

Así, el documento refleja que un poco más de la mitad de la población adulta española no entiende el concepto financiero diversificación del riesgo (51%) y el 54% no entiende el concepto del tipo de interés compuesto, mientras que el 58% entiende el concepto de inflación, el 42% no sabe explicar el concepto, esto es, más de 21.221 personas entre 18 y 79 años, en la línea con la media de la Unión Europea. Es por esto, por lo que el 63% del total de las personas encuestadas considera que el mejor lugar para ahorra es la cuenta corriente, frente al 14% que utiliza cuentas de ahorro o un 11% que contrata planes de pensiones.


En relación con las diferencias de conocimientos por Comunidades Autónomas, entienden correctamente el concepto de inflación el 50% de los encuestados de Baleares o Extremadura, frente al 70% de Aragón, Cantabria y Navarra; mientras que la dispersión para el concepto de tipo de interés compuesto varía entre el 40% en Canarias o Galicia y el 50% en Baleares, La Rioja, Navarra y Aragón. Finalmente, responde correctamente a la pregunta sobre diversificación del riesgo el 39% de los adultos de Castilla-La Mancha, frente al 67% de Aragón.

Por otra parte, la encuesta revela que el 97% de los españoles adultos posee una cuenta corriente, un porcentaje que se reduce al 38% en cuanto a la adquisición de productos financieros y al 17% en el caso de préstamos personales o hipotecas. El vehículo de ahorro más frecuente es la cuenta de ahorro, que posee un 26% de los individuos, seguido de los planes de pensiones (20%), acciones o fondos (13%) y activos de renta fija (1%). El 30% de los españoles cuenta con un seguro de vida y el 21%, con un seguro médico, mientras que el 56% posee tarjetas de crédito. A la hora de contratar productos financieros, el 62% consideró únicamente opciones de una misma empresa o no tuvo en cuenta ninguna alternativa y las fuentes que más influyen fueron la información específica de los productos (67%), seguido de las recomendaciones de amigos y familiares (33%), la experiencia previa (15%) y los comparadores y medios de comunicación (12% en ambos casos).

Durante su intervención, en la presentación del estudio, que mide la comprensión, el uso y la adquisición de los productos financieros y por parte de la población española de entre 18 y 79 años, el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha destacado que amplios segmentos de la población “parecen no estar familiarizados” con conceptos que son “esenciales” para la adecuada gestión de sus finanzas[2], señalando lo siguiente: “Los vehículos de ahorro, seguros y financiación son herramientas clave para que las familias planifiquen sus principales decisiones económicas a lo largo de su vida“. Así, Linde ha advertido de que los hogares que desconocen las nociones financieras básicas tienden a estar más endeudados y a ahorrar menos.

Sacristán&Rivas Abogados recomienda, a la vista de los datos señalados en el informe del BdE, a todos aquellos que tengan pensado adquirir un producto financiero o ya lo hayan contratado, extremar las precauciones, acudiendo a expertos cualificados en la materia para asegurarse de que conocen lo que están contratando y que la información proporcionada por la entidad financiera, es adecuada conforme a las exigencias normativas de MiFID I y MiFID II, estando este Despacho especializado en la materia y a su disposición a tales efectos.

Sacristán&Rivas Abogados

[1] https://www.bde.es/f/webbde/SES/estadis/otras_estadis/2016/ECF2016.pdf

[2] https://elpais.com/economia/2018/05/25/actualidad/1527254959_459352.html