Productos estructurados Barclays (CaixaBank)

Productos estructurados Barclays (CaixaBank)

El T.S. señala que teniendo en cuenta el perfil conservador del cliente Barclays debió impedir la oferta de un producto de alto riesgo como son los bonos estructurados

El Tribunal Supremo en Sentencia nº667/2020, de 11 de diciembre, sentencia que es firme, se ha pronunciado sobre la información suministrada a un cliente conservador, en la contratación de una serie de bonos estructurados ligados a una cesta de acciones, comercializados por Barclays, hoy CaixaBank. En primer lugar, la Sala se pronuncia sobre la caducidad de la acción de error vicio en el consentimiento ejercitada por el cliente en la demanda interpuesta contra la entidad, señalándose lo siguiente: “En el presente caso, en los contratos impugnados se fijaban como fechas de vencimiento, julio de 2010 y junio de 2014, por lo que cuando se interpuso la demanda el 27 de junio de 2014, no había transcurrido el plazo de cuatro años desde la consumación del contrato, por ello el plazo de la acción de anulabilidad no había transcurrido ( art. 1301 C. Civil), por lo que debe estimarse el motivo de casación”.

La Sala estima el recurso de extraordinario de infracción procesal interpuesto por el cliente contra el pronunciamiento de la Audiencia Provincial, entendiendo que se han infringido las reglas de la carga de la prueba, estableciendo lo siguiente: “En el presente caso en la resolución recurrida se violan las normas sobre carga de la prueba, pues pese a no constar información precontractual, tratarse de un producto complejo, ser un cliente minorista de perfil conservador y desaconsejar el banco la contratación del producto, hace recaer en el demandante la obligación de obtener información que se le debería haber facilitado por la demandada ( art. 217.3 LEC).”

Finalmente, establece el Tribunal Supremo lo siguiente sobre la información suministrada al cliente: “En el presente caso consta: 1. Se trata de un producto financiero complejo. 2. Se trata de un inversor minorista. 3. Se le oferta un producto que la entidad reconoce que es desaconsejable, por lo que no basta con que el cliente lo aceptase pese a ello, sino que en ningún momento, en cuanto asesores, debieron ofrecérselo. 4. El perfil conservador del cliente debió impedir la oferta de un producto de alto riesgo como son los bonos estructurados. 5. Hubo carencia de información precontractual y por la formación del contratante no consta que tuviese conocimientos profesionales para conocer con suficiente profundidad el producto que se le ofertaba. Por lo expuesto procede estimar el recurso de casación y asumiendo la instancia confirmamos íntegramente la sentencia de 19 de septiembre de 2016 del Juzgado de Primera Instancia núm. 13 de Madrid (juicio ordinario 931/2014).”

Sacristán&Rivas Abogados ha representado los intereses de inversores afectados, tanto de particulares como de empresas, por la comercialización de productos estructurados. Recomendamos a aquellos a los que, les hayan vencido bonos estructurados o sin haber llegado a vencimiento, pero estén experimentando pérdidas, que acudan,  tan pronto sea posible, a expertos cualificados, para la realización de un estudio sobre el caso concreto y un análisis sobre las posibilidades de defensa, estando este Despacho especializado en la materia y a su disposición, a tales efectos.

Sacristán&Rivas Abogados