La alta cualificación técnico-jurídica del Notario, no significa que tenga la condición de experto financiero

La alta cualificación técnico-jurídica del Notario, no significa que tenga la condición de experto financiero

El Juzgado de Primera Instancia nº5 de Colmenar Viejo estima la demanda presentada por Sacristán &Rivas en nombre de un cliente, solicitando que se condenara a Banco de Santander a la nulidad de un Collar Swap.

SENTENCIA, del Juzgado de Primera Instancia nº 5 de Colmenar Viejo, de treinta de septiembre de dos mil quince. (Resumen)

Sacristán &Rivas formuló demanda sobre un contrato de permuta financiera con barreras (Collar Swap), contra la entidad Banco de Santander, suplicando que se declarase la nulidad del contrato de confirmación de opciones de tipo de interés Collar, por incumplimiento, de la demandada, de los deberes de diligencia, transparencia e información.

El producto litigioso es un producto complejo, considerando el juzgador que “la complejidad de los productos financieros propicia una asimetría informativa en su contratación, lo que ha provocado la necesidad de proteger al inversor minorista no experimentado en su relación con el proveedor de servicios financieros.” De esta manera, todo cliente deber ser informado por el banco previamente, a la perfección del contrato, de todos los riesgos específicos y todas las cuestiones que resulten relevantes para la operación. En virtud de la relación de asesoramiento entre las partes, resulta muy relevante la opinión esgrimida en la sentencia, puesto que se apunta: “contrato expreso de asesoramiento financiero no existió, pero sí la recomendación sobre el producto que más se ajustaba a las necesidades entonces del cliente (…) Que la entidad era consciente de la función de asesoramiento que realizaba, lo demuestra el hecho de que sometió al Sr. XXX a un test de idoneidad”.

Otro de los puntos que aborda la sentencia y cuyo pronunciamiento resulta extremadamente importante, debido a la discusión que existe actualmente, es el perfil del cliente, que era Notario de profesión, estableciendo en este sentido lo siguiente: “Ahora bien, que los Notarios gocen de una alta cualificación técnico-jurídica, no significa que dispongan de la condición de expertos financieros, circunstancia ésta que es ciertamente relevante a los efectos de esta litis, toda vez que el ámbito de conocimiento que el fedatario público abarca por razón de su oficio, se circunscribe y se agota en el análisis sistemático de las condiciones contractuales del documento sometido a escrutinio (…)”.

La información proporcionada por la entidad demandada, al momento de la contratación del producto, fue incompleta. Se omitieron datos de vital importancia para la correcta compresión, del cliente, de la inversión. De esta manera, si hubiese manejado la información pertinente, en ningún caso hubiera contratado el producto, y sobre esta línea, se pronuncia el juzgador en la sentencia: “En este sentido la información proporcionada por la entidad bancaria fue incompleta y adoleció de graves omisiones de virtualidad suficiente para condicionar la decisión del cliente.” En el supuesto de autos, resultaba relevante, por la naturaleza y funcionamiento del producto litigioso, saber cuál era la tendencia de los tipos de interés. La entidad demandada le suministró información al cliente con respecto a esta cuestión, afirmando que la tendencia de los tipos era bajista, siendo esto erróneo y así ha quedado reflejado en la sentencia: “Que en definitiva, dados los pronósticos de evolución de los tipos de interés descontados por el mercado a cuatro o cinco años, el producto no ofrecía interés alguno para el Sr. XXX pues no podría llegar a obtener nunca liquidaciones positivas. Por el contrario sí existía un riesgo desproporcionadamente alto en su perjuicio y a favor de la entidad bancaria de sufrir liquidaciones negativas La falta de información leal y transparente por parte de la entidad demandada privó al Sr. XXX, (…) de los elementos de juicio necesarios para adoptar una decisión acorde a sus objetivos (…)”.

En conclusión, se declara la nulidad del contrato de confirmación de opciones de tipo de interés collar, condenándose así, a la demandada a reintegrar a la actora, las cantidades cobradas como consecuencia del funcionamiento del contrato, con los intereses legales devengados y las costas procesales.

Sacristán&Rivas Abogados

Sacristán&Rivas Abogados. Especialistas en Derecho Bancario y Productos Financieros