Hipoteca multidivisa de Bankinter

Hipoteca multidivisa de Bankinter

La Sección 28ª Bis de la Audiencia Provincial De Madrid declara que el hecho de que hayan sido los demandantes consumidores quienes, atraídos por las ventajas que se predicaban de las hipotecas en divisa extranjera, acudieran al banco a interesarse por el producto tampoco enerva el carácter de condición general de las cláusulas del contrato

La Sección 28ª de la Audiencia Provincial de Madrid en Sentencia nº 159/2019 de 8 de febrero, se ha pronunciado sobre la demanda presentada en nombre de los consumidores, en la que solicitaba la nulidad parcial del contrato de préstamo hipotecario multidivisa suscrito con Bankinter el 11 de enero de 2008 en los contenidos relativos a la opción multidivisa, por error en el consentimiento, y subsidiariamente, por tratarse de cláusulas abusivas conforme a lo previsto en el TRLGDCU; declarando que el capital pendiente de amortizar es el resultante de disminuir al principal prestado de 200.000 euros la cantidad amortizada en concepto de principal e intereses calculada en euros y aplicando el tipo de interés referenciado al Euribor más el diferencial pactado, recalculando las cuotas pendientes de amortizar también en euros. Condenando a Bankinter a la devolución de todos las comisiones y gastos de cambio aplicados, más los gastos que se puedan derivar de su efectivo cumplimiento. La       Sentencia de Primera Instancia aprecia la caducidad de la acción de nulidad por error vicio en el consentimiento y desestima la acción subsidiaria al concluir que se facilitó a los prestatarios la información necesaria sobre los riesgos del préstamo multidivisa.

Sobre la información precontractual entregada por Bankinter al consumidor, señala la Audiencia lo siguiente: “Información precontractual que, en el presente caso, no se demuestra fuera facilitada por la entidad demandada a fin de que los demandantes, cuya cualidad de consumidores no se discute, conocieran adecuadamente la naturaleza y riesgos vinculados a las cláusulas relativas a la divisa, al no aportarse al proceso ninguna documentación acreditativa de esa necesaria información sobre los riesgos que conlleva la contratación de este producto conteniendo los posibles y ejemplarizados escenarios que en la vida del préstamo podrían producirse por la fluctuación (apreciación o depreciación) en el cambio de la divisa seleccionada, sino también de que esas posibles fluctuaciones incidirían directamente en el importe del capital prestado que se vería aumentado o disminuido, pudiendo repercutir en la venta de su vivienda. Careciendo de valor probatorio el testimonio de la empleada de la entidad demandada cuando no se acompaña esa documentación justificativa de que el producto fue correctamente explicitado y explicado con simulaciones de aquellas previsibles fluctuaciones, toda vez que esa empleada debió necesariamente formar un expediente, legajo o dossier conteniendo, entre otros datos de carácter personal de los futuros prestatarios, esas simulaciones o documentando cualquier otra información sobre los riesgos que, en este caso, se han materializado en el hecho de que pese a venir satisfaciendo con normalidad las cuotas mensuales del préstamo el importe adeudado por capital e intereses no se ha reducido, sino que se ha visto incrementado.”

Y, sobre la iniciativa en la contratación, la Audiencia reproduce otro pronunciamiento de la misma Sección, que establece lo siguiente: “Debiendo recordar sobre la iniciativa en la contratación, con la mencionada sentencia 599/2018, que: “Que fueran los demandantes quienes acudieron al banco para contratar un préstamo hipotecario en divisas o que otros bancos ofrecieran también ese tipo de préstamos, y los demandantes hubieran acudido antes a otro banco para interesarse por este producto, no elimina el carácter de condiciones generales de la contratación de las cláusulas que integran la reglamentación contractual, a menos que el banco pruebe que hayan sido el fruto de la negociación con el cliente, lo que en este caso no ha sucedido, y por otra parte no sería creíble a la vista de la complejidad de las “cláusulas multidivisa” y de que los prestatarios eran simples consumidores, sin poder de negociación.  (…) 5.-  De aceptar el razonamiento del banco recurrido se llegaría al absurdo de negar en todo caso el carácter de condiciones generales a las cláusulas de los contratos predispuestos por los empresarios para la contratación en masa cuando fuera el cliente el que acude al establecimiento a interesarse por el producto y ha examinado las ofertas de otros competidores, lo que es frecuente en los sectores en los que hay un consenso sobre el carácter de condiciones generales de las cláusulas utilizadas en los contratos suscritos entre el empresario y el cliente, como es el caso de los contratos bancarios, de seguros, suministro eléctrico o telefonía.”

Sacristán&Rivas Abogados como consecuencia de los pronunciamientos recientes en la materia, recomienda a los afectados, revisar los préstamos contratados, y que acudan, cuanto antes, a expertos cualificados en la materia, para solicitar la realización de un análisis individualizado y exhaustivo del caso concreto, estando este Despacho especializado en la materia y a su disposición a tales efectos.

Sacristán&Rivas Abogados

Hipoteca multidivisa: su transcendencia