Nulidad de cláusula suelo de Unicaja por falta de información previa

Nulidad de cláusula suelo de Unicaja por falta de información previa

El T.S. declara la nulidad de cláusula suelo inserta en un préstamo hipotecario en el que los prestatarios se habían subrogado, por falta de información previa

El Tribunal Supremo en Sentencia nº 486/2018 de 12 de septiembre ha declarado la nulidad de la cláusula suelo inserta en un préstamo hipotecario de Unicaja en el que los prestatarios se habían subrogado, al advertir falta de transparencia en la contratación, por ausencia de información previa. Los consumidores interpusieron una demanda contra Unicaja Banco S.A. solicitando la declaración de nulidad, por abusiva, de la cláusula suelo inserta en la escritura pública de compraventa y subrogación en préstamo hipotecario que suscribieron el 22 de enero de 2010. La demanda fue estimada en primera instancia y el juzgado dictó una sentencia que declaró la nulidad de la cláusula suelo, por falta de transparencia, y condenó a la entidad financiera a devolver a los demandantes las cantidades percibidas como consecuencia de la aplicación de la cláusula. Unicaja presentó Recurso de apelación, siendo estimado por la Audiencia Provincial y revocó la sentencia del Juzgado de Primera Instancia. Los consumidores han interpuesto recurso de casación contra la sentencia de la Audiencia Provincial.

En primer lugar, La sentencia recurrida admite que no existió información precontractual al considerar que, al tratarse de una subrogación y no de una primera contratación, Unicaja no estaba obligada a facilitar tal información a los clientes interesados en subrogarse en el préstamo hipotecario solicitado por el promotor. Pues bien, el Tribunal Supremo se pronuncia sobre la obligación de la entidad financiera de suministrar información a los prestatarios que se subrogaron en el préstamo promotor, señalando: “Que se trate de una subrogación en el préstamo concedido al promotor, y de una simultánea novación del mismo, no excluye la obligación de la entidad predisponente de facilitar al contratante una información, sobre todo en la fase previa a la celebración del negocio jurídico, que sea suficiente para que el cliente tenga adecuado conocimiento de esa importante limitación a la variación a la baja del tipo de interés y de su trascendencia en la economía del contrato.”

Por otra parte, en relación con la falta de transparencia establece la Sala: “La falta de información adecuada por parte de Unicaja sobre la inclusión de la cláusula suelo en el contrato de préstamo hipotecario que se novaba para que sirviera a los compradores para financiar la compra de la vivienda conlleva que dicha cláusula no era transparente, puesto que los compradores no pudieron percatarse de la existencia de la cláusula, que limitaba drásticamente las posibilidades de bajada del tipo de interés en un préstamo que se suponía concedido a interés variable, y de su trascendencia en la economía del contrato. 4.- Que la cláusula pudiera estar redactada en términos claros y precisos e inserta “en el lugar lógico y adecuado” conlleva que supere el control de inclusión, pero no es suficiente para superar el control de transparencia o comprensibilidad material, como ha declarado esta sala con reiteración desde la sentencia 241/2013, de 9 de mayo.”

Sobre las menciones de conocimiento incluidas en la Escritura de préstamo hipotecario apunta la Sentencia: “El inciso de la escritura pública, prerredactada por la entidad bancaria, en el que se afirma que «las partes contratantes reconocen y declaran haber conocido, negociado y aceptado íntegramente cuantas cláusulas y condiciones generales de la contratación y de cualquier otra índole, que aparecen incorporadas contractualmente en la presente escritura», además de contener una contradicción interna, pues afirma que las condiciones generales del contrato han sido negociadas, carece de cualquier valor, como ha puesto también de relieve reiteradamente esta sala, puesto que se trata de un inciso predispuesto por la entidad bancaria para evitar la aplicación de la normativa protectora de los consumidores en los contratos integrados por condiciones generales de la contratación y su contenido se ve desmentido por lo realmente acontecido. 7.- Asimismo, la afirmación de que «hay que entender que los demandantes conocían suficientemente, con antelación al otorgamiento de la escritura pública de compraventa y subrogación hipotecaria, su existencia, contenido y significado (de la cláusula suelo)» es una conclusión jurídica, que no fáctica, que no puede ser aceptada toda vez que, como la propia Audiencia admite, el banco no ofreció a los futuros prestatarios información alguna sobre la existencia y trascendencia de la cláusula suelo.”

Y, por último, sobre la intervención notarial el Tribunal Supremo establece: “En cuanto a la intervención notarial (que se produce en todos los casos de préstamo hipotecario y, por tanto, en la práctica totalidad de los contratos en los que se incluye una cláusula suelo), es reiterada la jurisprudencia de este tribunal que declara que no basta por sí sola para la superación del control de transparencia de la cláusula suelo, en especial por la trascendencia que la información precontractual tiene en este tipo de contratos y por la práctica imposibilidad que tiene el consumidor de rechazar en la Notaría la firma de la escritura de préstamo hipotecario en cuanto que le es indispensable para poder pagar el precio de la vivienda cuya escritura de compra suele firmarse simultáneamente a la escritura de préstamo hipotecario. Cuestión distinta es que la escritura pública ponga de manifiesto o contribuya a probar que existió información precontractual.”

Sacristán&Rivas Abogados recomienda, a todos aquellos que tengan contratado un préstamo hipotecario con cláusula suelo, que a la luz de la jurisprudencia reciente en materia de cláusulas suelo, que acudan, cuanto antes, a expertos cualificados en la materia, para la realización de un análisis del caso concreto, estando este Despacho a su disposición a tales efectos.

Sacristán&Rivas Abogados