La Audiencia Provincial de Madrid señala que Banco Santander canceló anticipadamente un swap flotante a precio fuera de mercado

La Audiencia Provincial de Madrid señala que Banco Santander canceló anticipadamente un swap flotante a precio fuera de mercado

La Audiencia Provincial de Madrid ha declarado que Banco de Santander se desvió de los precios de mercado en la cancelación de un swap flotante, cobrando a su cliente comisiones implí­citas ocultas.

La Sección decimonovena de la Audiencia Provincial de Madrid se ha pronunciado en Sentencia nº 330/2017 de 4 de octubre, sobre la cancelación anticipada de un swap flotante realizada a precios fuera de mercado. La Sala ha desestimado el recurso de apelación interpuesto por Banco de Santander, confirmando la Sentencia del Juzgado de Primera Instancia nº 70 de Madrid, que condenaba a la entidad financiera a pagar por el perjuicio ocasionado a sus clientes la suma de 86.532,39 por el sobreprecio pagado al cancelar el producto y la suma de 772.845,85 por las comisiones ocultas o margen financiero cobrado al cliente.

En primer lugar, la Sentencia define que es un Swap flotante, señalando: Estos contratos se integran en la categoría de los denominados “instrumentos financieros derivados”, productos financieros cuyo valor se basa en el precio de otro activo subyacente (activos que pueden ser muy diferentes, como acciones, índices bursátiles, valores de renta fija, tipos de interés o también materias primas). En el caso enjuiciado, el swap flotante es de permuta financiera de tipo de interés, que está¡ asociado a opciones, en inglés IRS (Interest Rate Swap), que se define como un contrato mediante el cual el Banco y el cliente acuerdan intercambiar entre sí durante un período de tiempo determinado el pago de cantidades resultantes de aplicar un cierto tipo fijo y un tipo variable de interés sobre el importe nominal.”

En el marco del mercado de valores el “precio de mercado” de los derivados, se determina en función de su valor razonable y así­ lo impone la normativa internacional de contabilidad, el Plan General de Contabilidad de 2007 y la Circular 4/2004 de 22 de diciembre del Banco de España. El valor razonable, según establece el RD 1514/2007 en su art. 6.2, es el importe por el que puede ser adquirido un activo o liquidado un pasivo entre partes interesadas y debidamente informadas que realicen una transacción en condiciones de independencia mutua sin deducir gastos de transacción en su posible enajenación. De esta manera, el valor de mercado de un derivado arroja el resultado esperado de éste en el momento de la contratación y en cualquier momento durante la vida de la inversión. Resulta muy relevante esta información para el inversor porque permite determinar si el precio de la transacción es de mercado, esto es, igual al valor razonable, o si, por el contrario, existen comisiones dentro del precio, esto es, sobreprecios sobre el valor razonable, y, poder estimar, por tanto, si la cuantía de éstas responde a la tarifa de comisiones máximas que debe tener la entidad.

Pues bien, sobre el valor razonable del swap flotante y el cobro de comisiones implícitas ocultas, se ha manifestado la Audiencia Provincial de Madrid, señalando lo siguiente: (…) el Banco obtuvo un importe en concepto de comisiones ocultas que el cliente desconocía y no fue informado por la entidad bancaria contraviniendo las obligaciones de actuación de buena fe, prudencia e información por parte de las empresas de servicios de inversión respecto de sus clientes, y a transmitir de forma adecuada la información que proceda, en el marco de las negociaciones con sus clientes y tales empresas debían actuar en el ejercicio de sus actividades con imparcialidad y buena fe, sin anteponer los intereses propios a los de sus clientes, en beneficio de estos y del buen funcionamiento del mercado, realizando sus operaciones con cuidado y diligencia, según las estrictas instrucciones de sus clientes, solicitando de sus clientes información sobre su situación financiera, experiencia inversora y objetivos de inversión y directamente relacionado con lo anterior, la entidad financiera debe informar al cliente de cuál es el valor de mercado inicial del swap, o, al menos, qué cantidad deberá pagarle el cliente en concepto de indemnización por la cancelación anticipada si se produjera en el momento de la contratación (…).”

En relación con la cancelación anticipada del swap y el valor inicial del mismo, añade la Sentencia, que: (…) en el momento de la cancelación, son diferentes las circunstancias que se deben considerar, una vez apreciada en su conjunto la prueba practicada (…) Esta Sección considera que los cálculos de la cancelación es una cuestión técnica de aplicación de matemáticas financieras de carácter pericial, pues para determinar si los cálculos se hicieron o no a precios de mercado es necesario conocimientos y una metodología especifica para profesionales. (…) En base a todo lo expuesto y teniendo este Tribunal sólo una prueba pericial que efectúa con suficiente explicación el cálculo de cancelación afirmando que de conformidad con los swaps suscritos existieron desviaciones a favor del Banco entre el coste de cancelación abonado por el cliente, y el que le correspondía abonar de conformidad con el valor de mercado, prueba pericial no contradicha por la parte demandada, ha habido un incumplimiento contractual de la entidad bancaria en los cálculos efectuados en relación con al coste de cancelación de conformidad con el precio de mercado con relación a los contratos suscritos por importe de 86.532,39 euros, en concepto de sobrecoste.”

Sacristán&Rivas Abogados recomienda, como consecuencia de la jurisprudencia reciente sobre el valor razonable de los productos financieros derivados y el cobro de comisiones implícitas ocultas en su comercialización, revisar las contrataciones efectuadas en la materia, y acudir, tan pronto será  posible, a expertos cualificados en la materia, para la realización de un estudio exhaustivo e individualizado del caso concreto, estando este Despacho especializado en la materia y a su disposición a tales efectos.

 

Sacristán&Rivas Abogados