Venta a plazos. Entrega del vehículo para pago de la deuda

Venta a plazos. Entrega del vehículo para pago de la deuda

El acreedor sólo podrá reclamar la diferencia entre el importe total de la deuda y el valor del bien en el momento de su entrega por el deudor. El Tribunal Supremo ha establecido que es de aplicación el art. 16.2.e) de la Ley de venta a plazos de bienes prestatarios, cuando el prestatario, al no poder hacer frente a las cuotas de amortización del préstamo, entrega voluntariamente al prestamista el bien para que lo venda y aplique el importe obtenido, hasta donde alcance, a satisfacer la deuda pendiente. El acreedor sólo podrá reclamar al deudor la diferencia entre la deuda y el valor del bien en el momento de su entrega

El Tribunal Supremo en Sentencia nº544/2018 de 3 de octubre se ha pronunciado sobre la aplicación del art. 16.2.e) de la Ley de venta a plazos de bienes muebles, en el supuesto de que el prestatario, al no poder hacer frente a las cuotas de amortización del préstamo entrega voluntariamente al prestamista el bien para que lo venda y aplique el importe obtenido, hasta donde alcance a satisfacer la deuda pendiente y sobre qué cantidad le puede seguir reclamando al deudor. El 28 de junio de 2007 unos clientes celebraron un contrato de financiación a comprador con Banco Mais por importe de 23.119,20 euros para la compra de un coche, precio al contado de 16.500 euros. El 10 de febrero de 2009 los clientes al no poder hacer frente al pago de las cuotas, entregaron el vehículo al Banco y firmaron un impreso proporcionado por la entidad, en el que declaraban que la entrega era para que, en su nombre, el Banco procediera a la venta. Banco Mais presentó demanda contra los clientes reclamándoles el pago de 17.795,05 euros, cantidad que era el resultado, de descontar del saldo deudor por impago las cuotas del préstamo concedido a los demandantes y lo obtenido en la venta del vehículo. La Sentencia de Primera Instancia entendió que de la cantidad reclamada debían descontarse, además, las siguientes cantidades: algunos pagos realizados por los demandados que la entidad no había tenido en cuenta, el interés de demora abusivo cobrado y los gastos y daños que el Banco no había probado, reduciendo la cantidad a 14.251,42 euros. Los clientes presentaron Recurso de apelación argumentando que a la deuda pendiente había que deducirle el valor del vehículo en el momento de su entrega, fue desestimado por la Audiencia Provincial que confirmó el pronunciamiento recurrido.

En primer lugar, en relación con el contenido del art. 16 de la Ley de Venta a plazos de bienes muebles, señala el Tribunal Supremo: “Decíamos en la sentencia 58/2018, de 2 de febrero, que el art. 16 LVPBM regula un procedimiento extrajudicial que permite al acreedor dirigirse directamente contra el bien adquirido a plazos y que consiste en una reclamación de pago notarial para que el deudor pague o entregue la posesión del bien. En este último caso, el acreedor puede adjudicarse directamente el bien o proceder a su ejecución en pública subasta con intervención notarial [letra c) del art. 16.2]. Añade la letra e) del art. 16.2 que «la adquisición por el acreedor de los bienes entregados por el deudor no impedirá la reclamación entre las partes de las cantidades que correspondan, si el valor del bien en el momento de su entrega por el deudor, conforme a las tablas o índices referenciales de depreciación establecidos en el contrato, fuese inferior o superior a la deuda reclamada».”

Añade sobre el ámbito de aplicación del precepto, la Sentencia lo siguiente: “En la misma sentencia 58/2018, de 2 de febrero , declaramos también que el art. 16.2.e) LVPBM es aplicable en todos los casos en los que el deudor entrega los bienes al acreedor, con independencia de que esa entrega se haga para la venta a un tercero. Ello no puede ser de otra manera por el hecho de que la entrega del bien por el deudor y aceptada por el acreedor no fuera precedida de un requerimiento notarial del acreedor. Tampoco por la circunstancia de que el impreso firmado por el deudor responda a un modelo autorizado en su día por la Resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado de 26 de septiembre de 2001 o de que con posterioridad la posibilidad de entrega del bien para pago de la deuda haya sido incorporada por Resolución de 21 de febrero de 2017 a los modelos de contratos de ventas a plazos de bienes muebles. Es indudable que tales modelos se insertan necesariamente dentro del régimen legal que, en atención a su declarado carácter imperativo y tuitivo del comprador, no puede ser desplazado en su perjuicio ni por un pacto ni por una cláusula contractual (arts. 14 LVPBM) ni por una práctica habitual generalizada en contra de la ley. Así mismo habrá que descontar del valor el importe de los posibles desperfectos que pudieran quedar acreditados. Ello aunque el precio de la venta al tercero resulte ser menor, tal y como sucedió en el caso.”

Por último, concluye el Tribunal Supremo: “La aplicación del art. 16.2.e) LVPBM conduce a que en el caso de entrega del bien por el deudor al acreedor este puede reclamar, como máximo, la diferencia entre la deuda y el valor del bien en el momento de su entrega por el deudor. Dicho de otra manera, salvo que el acreedor hubiera aceptado en beneficio del consumidor la extinción total, la deuda pendiente de pago se reduce por el importe del valor del vehículo en el momento de la entrega y calculado según las tablas fijadas en el contrato. (…) Dada la procedencia de la aplicación del art. 16.2.e) LVPBM al acuerdo concertado entre el prestamista y el prestatario después de la celebración del contrato y por el que el segundo entrega el bien al primero para que se proceda a su venta con una finalidad pro solvendo , la deuda se extingue por la cuantía correspondiente al valor del bien en el momento de la entrega conforme a las tablas de depreciación establecidas en el contrato y no por el importe del precio menor obtenido en la posterior venta del bien a un tercero”

Sacristán&Rivas Abogados recomienda a todos aquellos que se encuentren en esta situación, que acudan cuanto antes a expertos cualificados en la materia, para la realización de un estudio del caso concreto y un análisis de las vías de reclamación, si así procede, estando este Despacho a su disposición a tales efectos.

Sacristán&Rivas Abogados