Créditos al consumo

Créditos al consumo

El TJUE establece la obligación de las entidades financieras de realizar test de solvencia a los clientes en la contratación de los créditos al consumo

La Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 11 de enero de 2024, asunto C-755/2022 ha establecido que las entidades financieras tienen la obligación de realizar test de solvencia a sus clientes en la contratación de los créditos al consumo y, como consecuencia de lo anterior, el incumplimiento de esta obligación se sanciona con la nulidad del contrato de crédito, con la pérdida del derecho del prestamista al pago de los intereses pactados. En este sentido, señala la Sentencia: “Por otra parte, la responsabilización de los prestamistas y la prevención de prácticas irresponsables en la concesión de créditos al consumo contribuyen de manera esencial al buen funcionamiento del mercado del crédito al consumo. Dado que esas finalidades son independientes de la situación o del comportamiento de un consumidor concreto, no se alcanzan por el mero hecho de la ejecución íntegra del contrato de crédito celebrado por este. Cualquier otra interpretación conduciría a fomentar el incumplimiento, por parte del prestamista, de la obligación que le incumbe en virtud del artículo 8 de la Directiva 2008/48 (…) De lo antedicho se deduce que un análisis basado en las finalidades del artículo 8 de la Directiva2008/48 permite concluir que el incumplimiento de la obligación del prestamista de comprobar la solvencia del consumidor, prevista en esa disposición, no puede subsanarse por el mero hecho de que se haya cumplido íntegramente el contrato de crédito. El hecho de que el consumidor no haya formulado objeción alguna contra dicho contrato durante el período de reembolso es irrelevante (…) el incumplimiento de la obligación del prestamista de evaluar la solvencia del consumidor (…) se sanciona con la nulidad del contrato de crédito (…), que conlleva la pérdida del derecho del prestamista al pago de los intereses pactados”.

En consecuencia, concluye el TJUE: “Habida cuenta de las consideraciones anteriores, procede responder a la cuestión prejudicial que los artículos 8 y 23 de la Directiva 2008/48 deben interpretarse en el sentido de que no se oponen a que, cuando el prestamista ha incumplido su obligación de evaluar la solvencia del consumidor, ese prestamista sea sancionado, de conformidad con el Derecho nacional, con la nulidad del contrato de crédito al consumo y la pérdida de su derecho al pago de los intereses pactados, aun cuando ese contrato haya sido ejecutado en su totalidad por las partes y el consumidor no haya sufrido consecuencias perjudiciales a causa de ese incumplimiento.”

Sacristán&Rivas Abogados recomienda, como consecuencia de la jurisprudencia reciente, revisar tanto los créditos al consumo contratados, y, acudir, tan pronto sea posible, a expertos cualificados para la realización de un análisis sobre el caso concreto y analizar las posibilidades de defensa, en el caso de que así interese, estando este Despacho especializado en la materia y a su disposición a tales efectos.

Sacristán&Rivas Abogados