Swaps encadenados Banco Santander

Swaps encadenados Banco Santander

El Tribunal Supremo condena a Banco Santander a pagar a un cliente 5,4 millones de euros, por no suministrar al cliente información suficiente y clara con carácter previo a la contratación del producto

El Pleno del Tribunal Supremo ha condenado a Banco Santander a pagar 5,7 millones de euros más intereses los intereses legales a una empresa por defectos en la información suministrada con carácter previo a la firma de los contratos de swaps encadenados contratados con Banco Popular. El Juzgado de Primera Instancia estimó íntegramente la demanda contra Banco Popular en su Sentencia de 28 de marzo de 2018, declarando la nulidad de los contratos financieros y la restitución recíproca de las prestaciones, resolución que fue confirmada por la Audiencia Provincial, siendo ésta recurrida por la entidad, como sucesora de Banco Popular tras su absorción.

La Sentencia de la Sala, de 27 de octubre de 2022, ha establecido que la acción de anulabilidad de los contratos estaba caducada en el momento de interponer la demanda, al haber transcurrido los cuatro años establecidos en el artículo 1301 del Código Civil, por lo que ha procedido a examinar la acción subsidiaria ejercitada de indemnización de daños y perjuicios, concluyendo que el banco no suministró a los demandantes la información necesaria para comprender lo que se contrataba y sus riesgos. La citada afirmación queda refrendada por el propio personal del banco, que en el acto del juicio reconoció que no se había facilitado información al cliente sobre los costes de cancelación del swap. Sobre están cuestión señala la Sala: “El manifiesto incumplimiento de la obligación de información por el banco y la ausencia de idoneidad del cliente para la comprensión del producto que estaba adquiriendo generaron un perjuicio derivado de las liquidaciones negativas de los swaps y la pérdida de valor de las acciones del Banco Popular, que ha de ser indemnizado por la parte demandada, por lo que se ha de estimar la acción subsidiaria de indemnización por incumplimiento de sus obligaciones por el banco a la hora de ofertar el producto contratado”.

Por consiguiente, el Alto Tribunal ha estimado parcialmente la acción subsidiaria de indemnización de daños y perjuicios, debiendo la entidad pagar 5.719.417 euros, que es la diferencia entre el valor en Bolsa de las acciones el día de su adquisición (4,10 euros) y el precio abonado por las mismas por la parte demandante, en virtud del swap apalancado, que fue muy superior (11,248 euros), más los intereses legales desde la interposición de la demanda, así como al pago de las liquidaciones negativas de los contratos swaps, con deducción de las cantidades recibidas por las liquidaciones positivas, más los intereses y comisiones derivados de la financiación vinculada a los contratos de swap.

Sacristán&Rivas Abogados recomienda, como consecuencia de la jurisprudencia reciente sobre swaps encadenados, y ante la complejidad de este tipo de operaciones, revisar las contrataciones efectuadas sobre productos financieros contratados en cadena y acudir, cuanto antes, a expertos cualificados, para realizar un estudio exhaustivo y pormenorizado del caso concreto y un análisis de las posibilidades de defensa, si así interesa, estando este Despacho a su disposición a tales efectos.

Sacristán&Rivas Abogados